A la negrita le gusta que se le corran dentro