Su terapeuta lo intenta curar con un buen polvazo en el sofá